Inserisci Menù

Hoy cocino yo: Mini pies de melocotón caramelizado


Hoy os traigo una de esas recetas de postres fáciles que te sacan de un apuro. A veces tenemos que inventarnos un postre a último momento, pues si tenéis en casa una lámina de masa quebrada y una lata de melocotones en almíbar ¡problema resuelto!

Estos mini pies de melocotón caramelizado son muy fáciles y rápidos de hacer, ¡y están buenísimos! Yo os aconsejo de comerlos tibios, acompañados con un poco de nata montada o helado de vainilla...
También pueden comerse fríos, ideales para una merienda especial.


Ingredientes para 6 mini pies

  • 1 lata de melocotones en almíbar
  • 1 lámina de masa quebrada
  • 50 gr. de mantequilla
  • 80 gr. de azúcar
  • 1 cucharadita de Maicena
  • 1 huevo
  • canela (opcional)

Preparación

Para preparar el relleno, colamos los melocotones y los cortamos en cubitos pequeños. Ponemos la mantequilla en una sartén y la derretimos a fuego medio. Echamos dentro los melocotones, y los salteamos en la mantequilla por 2 minutos, luego agregamos el azúcar y dejamos caramelizar, girando de vez en cuando, por 4 o 5 minutos. Disolvemos la maicena en un poquito de agua fría, y la agregamos a los melocotones, siempre girando. Cocinamos por 1 minuto más y retiramos del fuego. Dejamos enfriar.

Estiramos la masa quebrada y cortamos 6 discos grandes (debemos forrar con ellos el interior de los moldes de muffins, y la masa debe sobresalir un poco de los bordes). Con el resto de la masa cortamos 6 discos pequeños que nos servirán como tapas.
Cogemos el molde para muffins, o 6 moldecitos individuales (si no son de silicona los aceitamos). Forramos el interior de los moldes con los discos de masa más grandes, adhiriendo bien a los bordes con la mano. Rellenamos con los melocotones, llenando bien hasta casi el borde. Cubrimos con la tapa, mojando los bordes para unir bien con la base. Cerramos los mini pies presionando los dos bordes de masa con los dedos. Con un cuchillo afilado, hacemos un corte en cruz en las tapas de los mini pies, para crear una ‟chimenea”. Pintamos con huevo batido y espolvoreamos con azúcar.

Llevamos al horno precalentado a 180º, hasta que estén bien dorados. Es importante que se doren bien de abajo y en los bordes, para que al desmoldarlos todavía tibios se sostengan.


Servimos tibios, acompañados con nata montada o helado de vainilla, o los dejamos enfriar para comerlos como merienda.


 ¿Qué os parece? ¡una receta de postre más fácil imposible! Si os gustan las recetas dulces con fruta, no os perdáis este bizcocho de zanahoria, naranja y almendras que hicimos hace un tiempo.

Feliz finde!

Te gustan nuestras recetas? Échale un vistazo a nuestra sección de Cocina

Os recuerdo que podéis seguirnos también en FacebookTwitterPinterest y Google+, o suscribiros a nuestra Newsletter.



4 comentarios :

  1. ¡Qué pinta más rica! y
    Y por cómo nos lo cuentas, parece fácil: seguro me animo.
    Besos y feliz finde

    ResponderEliminar
  2. Ya tengo sorpresa dulcera para el finde, gracias!!!

    ResponderEliminar