Inserisci Menù

El crítico en pijama: Caníbal, una historia de amor.

Después de muchos meses vuelvo a enfundarme el pijama para hablaros de Caníbal, la película de Manuel Martín Cuenca (La flaqueza del bolchevique), una presunta tragedia convertida en historia de amor.


Caníbal nos cuenta la historia de Carlos (en una enorme interpretación de Antonio de la Torre) un prestigioso sastre de Granada,  que es también un asesino en la sombra, un asesino en serie que caza mujeres de forma metódica para alimentarse.
Sin remordimientos, sin entablar relación con nadie, apenas con sus clientes, transcurre la vida pausada de este hombre. Cuando cae la noche, Carlos degusta con cuchillo y tenedor la carne de sus víctimas, que ha ido acumulando en su nevera.
Pero no es la historia de un psicópata, tampoco la historia de un caníbal, porque el proceso violento siempre ocurre fuera de campo.
Nunca vemos el modus operandi de Carlos, porque nuestro protagonista no es una bestia, sino un hombre agazapado en la oscuridad. Un hombre capaz de lo peor, pero un hombre. Si fuese una bestia, sería un animal enjaulado cuyos alaridos no son muestras de fiereza, sino lamentos de un gran vacío interior..

Su hermético mundo se ve alterado con la llegada de Alexandra (Olimpia Melinte), la nueva vecina de arriba.


Esta es la estructura argumental, inspirada libremente en el relato del escritor cubano Umberto Arenal, sobre el cual el director arma un thriller deliberadamente pausado y con una fotografía excelente.
Carlos es  un monstruo de andar por casa al cual la historia ni justifica ni quiere entender.
No sabemos nada del cómo ni el cuándo, ni porque un hombre normal y respetado decide cruzar la linea y asesinar para alimentarse de carne humana. Pero no hace falta, la película habla de otra cosa, de su absoluta soledad, su imposibilidad de relacionarse, su aquí y ahora, y cómo esta rutina se ve resquebrajada cuando inevitablemente se enamora.

La película tiene dos momentos de caza donde vemos la naturaleza del protagonista de forma cruda y sin concesiones, momentos de gran altura cinematográfica. Nos muestra ya en la primera escena su lado más oscuro y maligno, y nos plantea preguntas ( ¿cómo murieron sus padres? - ¿quién es esa costurera que visita? ) permitiendo el juego imaginativo del espectador, preguntas que el director deliberadamente no quiere responder.
En el momento en que Carlos se enamora la tensión en la cinta cae un poco, el ritmo se ralentiza, para muchos el punto flaco de la película. Como esta es mi visión subjetiva he de deciros que a mi me ha gustado. Caníbal es imperfecta, como su traumatizada criatura, tiene vacíos y detalles que nunca se nos revelan. El film tiene el efecto de un mal sueño, una pesadilla; porque nos obliga a transitar desolados parajes, familiares pero amenazantes.
Me gustan los tonos ocres, la teatralidad y la atmósfera irrespirable, melancólica.




Pero el subtitulo de la película es “una historia de amor”. Yo creo que si lo es de algún modo. Durante casi dos horas vemos a Carlos, un hombre de apariencia fría cuyo hielo se va derritiendo. Al final asume la dificultad que le supone desnudarse física y anímicamente ante la persona que quiere.
El caníbal se descubre ante nuestros ojos cerca de la redención, pero el guión nos sorprende con un giro inesperado. Para muchos, una resolución torpe. Para mi, crítica aficionada con el pijama puesto y desde el salón de mi casa, el peor de los finales,  el que menos quería para Carlos.

Aclaro que esta es otra de esas pelis de visionado difícil. Muchos se aburrirán con sus silencios.
Si sois de esas personas que necesitan la mayor información posible antes de ver una película (cosa que no recomiendo porque uno acaba yendo al cine condicionado, predispuesto a algo que opina otro) encontraréis criticas variopintas dando vueltas por la red, pero muchas de las cosas que se ponen como puntos flacos en esta película a mí son las que más me han gustado. Esa falta de explosión del volcán, ese estallido de pasión que nunca ocurre, es algo buscado y para mi es un acierto del director, la película es deliberadamente contenida.
Antes de dejaros con el trailer, destacar los puntos fuertes a mi entender de Caníbal.
Soberbia actuación de Antonio de la Torre, y el trabajo de dirección y la fotografía, exquisito. El lenguaje visual de la película trasmite a mi parecer, más que su guión literario.
Un viaje a desolados parajes que vale la pena.


Feliz miércoles!
Si os ha gustado mi personal visión de esta película, visitad nuestra sección El crítico en pijama
Os recuerdo que podéis seguirnos también en FacebookTwitterPinterest y Google+, o suscribiros a nuestra Newsletter.

2 comentarios :

  1. Ya tenía ganas de verla.
    Y la verdad es que las has avivado...

    ResponderEliminar